Aunque parezca todo lo contrario, el emprendimiento vive un buen momento, a pesar de las condiciones económicas y de mercado.

Las nuevas tecnologías han tenido un gran impacto en la creciente tendencia a emprender dejando datos realmente interesantes.

En una reciente encuesta realizada en Estados Unidos (cuna del emprendimiento) se han destacado cifras espectaculares:

  • El 62% de los multimillonarios estadounidenses se han hecho a sí mismos.
  • La razón número 1 por la cual las empresas fracasan es la inexistente necesidad del mercado.
  • Hay 582 millones de emprendedores en el mundo.
  • Los negocios y la alimentación son las dos industrias más populares para emprender.
  • El 62% de las pequeñas empresas no tienen personal.
  • El 97% de los profesionales independientes dicen que nunca volverían a su antiguo empleo.

Con todo esto, deslizamos las siguientes preguntas…

¿Por qué deberías emprender?

Cada emprendedor tiene una historia diferente sobre por qué decidió iniciar un negocio. 

Algunos sabían desde el primer día que querían trabajar para ellos mismos y otros se les ocurrían ideas mientras trabajaban para otra persona y decidieron dar el salto a emprender.

Toma nota de algunas de las razones por las que deberías apoyar la idea del emprendimiento:

  • Crear tus propias oportunidades y futuro. Tendrás la capacidad de crear tus propias oportunidades sobre tus intereses y dibujar tu propio futuro.
  • Ser tu propio jefe. Cuando eres emprendedor, no tienes un jefe, ya que eres tu propio jefe. Algunas de las ventajas de ser tu propio jefe incluyen poder establecer tus propios horarios y trabajar cuando lo desees (de más o menos).
  • Oportunidad de cambiar vidas. ¿Tienes una idea para un producto o servicio que tiene el potencial de tener un gran impacto en las personas? No hay mayor motivación para un emprendedor.
  •  Independiente y libre. El emprendimiento te somete a la agradable sensación de la independencia y libertad a la hora de pensar y tomar decisiones.
  • Tu trabajo igual a tu beneficio. Todo tu trabajo reportará una serie de ingresos que solo serán para ti. La gestión y uso de los mismos será tu responsabilidad absoluta.

La idea de vivir de tu propio negocio es muy atractiva. Para tener las mínimas garantías de éxito es necesario tener en cuenta una serie de claves que pueden marcar la diferencia ¡Sigue leyendo!

Claves para emprender con éxito

Incluso aquellos emprendedores más seguros y mejor preparados, pueden sentir una sensación de incertidumbre cuando lanzan una nueva idea de negocio. 

Cualquier nueva empresa conlleva riesgos, y los reveses y los desafíos imprevistos son una parte inevitable del camino hacia el éxito.

Para aumentar las posibilidades de éxito, existen una serie de claves que debes de marcar en tu agenda de emprendedor:

1.- Domina tu mercado

Son muchos los factores internos y externos que puede afectar la longevidad de los productos y servicios que ofrece tu negocio.

Comprender cómo un negocio sobresale donde su competencia no lo hace es un elemento crucial para dominar el mercado. 

Enfócate en tu nicho de negocio y busca la ventaja competitiva que te pueda hacer sobresalir por encima de la competencia.

2.- Pasión

Para un buen porcentaje de emprendedores, la pasión es el principal impulsor de un emprendimiento de éxito.

Con pasión, un emprendedor posee un combustible inherente y una resistencia inagotable que constantemente impulsa sus acciones hacia adelante.

Trabajar en un nicho de trabajo que se domine y se tenga pasión, puede ser la ventaja competitiva que necesitas para diferenciarte del resto de la competencia.

3.- Elabora un plan de negocios

Ya sea que estés comenzando un negocio o explorando la mejor forma de expandir un negocio existente, un plan de negocios es una herramienta importante para ayudarte a guiar tus decisiones.

El propósito de un plan de negocios es ayudar a articular una estrategia para comenzar el negocio. También proporciona información sobre los pasos a seguir, los recursos necesarios para alcanzar los objetivos comerciales y un cronograma de resultados anticipados.

No hay negocio factible sin un plan de negocios, se trata de un paso irrenunciable si, de verdad, deseas tener el control real de tu negocio.

4.- Define quien es tu cliente

Todo emprendedor debe concentrarse en sus posibles clientes. La capacidad de encontrar un cliente, vender el producto o servicio a ese cliente y la satisfacción final del mismo, debe ser el foco central de toda actividad empresarial.

Responder a ciertas preguntas sobre el perfil del cliente desde el principio y durante el crecimiento del negocio puede ser clave ¿Qué tipo de preguntas? Por ejemplo:

  • ¿Cuáles son sus problemas? No importa el producto que ofrezcas, estás vendiendo una solución a un problema… y la gente está buscando resolver sus problemas.
  • ¿Cómo son los “potenciales” clientes? La respuesta a esta pregunta viene dada por los datos demográficos y el estudio y clasificación de las personas según sus actitudes.

5.- Analiza a tu competencia

La competencia puede definirse como el grupo de competidores que se dirige a los mismos segmentos de mercado y con un producto similar que en nuestro negocio.

Para desarrollar un buen análisis de la competencia se deben incluir, por ejemplo,  acciones como:

  • Recopilar información sobre tus principales competidores. Se trata de un ejercicio de estudio y comparación muy detallado. Desde la evolución  de los productos o servicios de la competencia y compararlos con los tuyos hasta el sistema de precios.
  • Identificar las fortalezas y debilidades de la competencia. Un práctico ejercicio de enumeración de los  competidores y sus respectivas fortalezas y debilidades. Este análisis te dará una idea de cómo puedes adaptar tu estrategia para contrarrestar sus puntos fuertes y aprovechar sus puntos débiles.

6.- Crea alianzas estratégicas

La alianza estratégica es un acuerdo entre dos o más empresas para cooperar en una actividad empresarial específica, de modo que cada una se beneficie de las fortalezas de la otra y se gane ventajas competitivas.

Para realizar una correcta alianza estratégica, es necesario tener un profundo conocimiento  de nuestro negocio y de lo que necesitamos y queremos de él, sino además de aquellas empresas cuyo perfil es adecuado para formar parte de dichas alianzas.

7.- Invierte en tecnología

Pocos recursos han sido tan fundamentales para el emprendimiento como la tecnología. Las nuevas tecnologías han sido el factor clave de la aparición de nuevas oportunidades de negocio muy interesantes y rentables.

Invertir en tecnología tanto para desarrollar tu negocio como para posicionarlo y promocionarlo es vital. En este sentido, el entorno digital  es un escenario a descubrir y sacar el máximo provecho para optimizar y potenciar el rendimiento final de cualquier negocio.

Sea cual sea tu razón para querer entrar dentro del mundo del emprendimiento, con una buena planificación y trabajo, tus sueños pueden hacerse realidad ¿Estás preparado o preparada?