Mucho se habla del emprendimiento, y cada vez más personas se autoproclaman emprendedores, pero.. ¿qué es el emprendimiento?

El emprendimiento busca crear desde cero un negocio. Tener una idea y llevarla a cabo hasta que se convierta en un negocio de éxito, pasando por todos las fases que ello conlleva.

En la actualidad, emprender está relacionado con la idea de crear un servicio o producto que revolucione el mundo, pero un emprendedor es todo aquel que busca crear su propio negocio desde el principio, bien sea con una idea revolucionaria o no. De hecho una de las formas más comunes y rentables de emprendimiento actuales son las franquicias.

  • Tendencias en tecnología que debes tener en cuenta para 2020
  • 7 Ideas de negocios rentables e innovadoras (+ejemplos)
  • Aprende a franquiciar tu negocio siguiendo estos 5 pasos
  • 7 claves para emprender con éxito un negocio hoy en día

Pero, el emprendimiento no siempre está ligado a crear un negocio del que poder vivir. Hay muchas personas que emprenden pequeños proyectos para intentar generarse unos ingresos extra, la mayoría de veces de forma pasiva.

  • 10 ideas de negocios para ganar dinero extra después del trabajo
  • 16 ideas para generar ingresos pasivos que aumenten tu flujo de dinero
  • 10 consejos para abrir una tienda de ropa online de éxito
  • Los 7 errores más comunes de emprender dentro de la industria fitness

¿Qué es emprender?

Emprender no es solo montar un negocio y empezar a ganar dinero. Ni mucho menos. Emprender es atrevirse a empezar desde el principio un negocio, y hacer que éste genere dinero para poder ganarse la vida con la economía que uno mismo ha generado.

Pero, el emprendimiento no es nada fácil. Significa muchas horas de dedicación, días laborales muy largos y estar siempre disponible para cualquier contratiempo. 

Al emprender e intentar que un negocio triunfe, siempre habrá momentos complicados que pueden hacer que se piense en abandonar, y esto es una de las características que diferencia a los verdaderos emprendedores de los que no lo son realmente, la constancia y perseverancia que se necesita para triunfar.

Entonces, lo que muchas personas se preguntan es si un emprendedor se nace o se hace, es decir, si viene de forma innata en nuestra forma de ser, o se puede aprender. Evidentemente es una combinación de ambas, ya que sí hay personas que tienen determinadas características en su carácter que les hace ser buenos emprendedores, y otras que deben trabajar más y aprender a convertirse en emprendedores de éxito. Pero, cuáles son estas cualidades que se necesitan para ser buenos emprendedores.

Cualidades de un emprendedor

Los emprendedores deben tener muchas cualidades para conseguir crear un negocio desde cero y conseguir que triunfe, ya que es uno de los procesos más difíciles en el mundo empresarial. Algunas de estas cualidades más importantes son: 

  • Perseverante: Cualquier emprendedor debe ser perseverante en su empeño de triunfar en su propio negocio. Sin duda alguna es la cualidad más importante, ya que sin ella va a ser prácticamente imposible llegar a triunfar en un negocio propio.
  • Entusiasta: Lo mejor que se puede hacer para triunfar es emprender en algo en lo que se tenga pasión. Una idea en la que se crea y que ilusione. Si se consigue mantener la pasión desde el primer día por nuestro negocio, será más fácil mantenernos perseverantes, y por tanto estaremos más cerca del éxito. 
  • Imaginativo y talentoso: Ser una persona imaginativa y con un talento innato ayudará a ser un emprendedor de éxito, ya que son cualidades muy valiosas para llevar a cabo cualquier negocio. Pero, aunque estas habilidades puedan ser innatas, se pueden mejorar con una buena formación, ya que el conocimiento en lo que vamos a emprender nos ayudará a poder ser más imaginativo y tener mejores ideas para que el negocio prospere.

En definitiva, es importante saber que emprender es un proceso muy bonito, a la vez que duro. Pero si uno se mantiene perseverante y constante, se puede triunfar y ganar dinero emprendiendo, siendo una sensación muy gratificante.